Chal Flora

Chal flora
Así quedó

Tenía muchas ganas de trabajar con lana de alpaca y por fin me decidí a probar con Flora de Drops porque tiene un precio muy asequible y unos colores preciosos. Es un poco fina, pero la verdad es que da gusto por lo suave y ligera que es.

En un principio iba a realizar el chal con el patrón de Tejiendo Perú chal corazón pero cuando estaba casi terminado no me convencía la combinación. 🙁 Así que tocó tirar del hilo.

Materiales

Materiales para chal flora
era un comienzo

– 2 ovillos Flora de Drops color amatista
– 2 ovillos Flora de Drops color turquesa
– 2 ovillos Flora de Drops color índigo
– 1 ovillo Flora de Drops color coral.
– Aguja crochet de 3.5 mm
– Aguja lanera
– Tijeras

Realización

Las medidas de este chal son 2,57 m de largo por 86 cm de ancho sin bloquear. La verdad es que aun no he bloqueado nada de lo que he tejido.

Cuando encuentre la muestra del punto la añadiré al post, ahora no la encuentro y como lo terminé hace tiempo no recuerdo cómo era. 🙁
Como ya he tenido experiencias teniendo que deshacer vueltas en otros chales o estolas, éste decidí tejerlo a lo ancho en lugar de a lo largo. Cuando estás tejiendo a lo largo una pieza de casi 2 metros y te das cuenta de que te equivocaste 2 o 3 vueltas atrás, te dan los siete males, venga a tirar del hilo hasta llegar al punto, así que con este chal decidí hacerlo por la parte estrecha. 🙂

Está tejido desde la cadena de base a ambos lados. Cuando llegué a la mitad del largo que quería comencé a tejer desde la cadena hacia el otro lado haciendo una fila de color coral, el mismo con el que rematé luego a ambos extremos.

Un chal diferente que terminé en primavera y que ya metidos en otoño voy a empezar a usar de nuevo. 🙂

Día cero. Comienza la andadura.

Comienza la andadura…

Trabajar con las manos suele ser desestresante, sobre todo cuando se hace por ocio. Cuando se hace con los niños no siempre es así, pero diversificando las tareas llega a ser muy gratificante para todos.
A veces, muchas, se cansan antes de terminar y nos toca rematar, es ahí donde aprovechamos para darle nuestro toque.

En la cocina es genial, y lo de recortar, pegar, dibujar…. Incluso enrollar un ovillo de lana es algo divertido para los más pequeños.

Intentaré mantener cierta constancia en mis publicaciones, quizá lo consiga mezclando una de cal y otra de arena, o una de cocina y otra de manualidades, de jardinería, bricolaje…

Como introducción creo que es suficiente, ahora debo dejarlo para dedicarme a crear lo que más tarde subiré como contenidos.